Otegui: El héroe de los sin memoria

Conozco a Arnaldo Otegui, lo tuve ante mí en el Parlamento Vasco, cuando encabezaba HB y compartía escaño al lado de otro Gudari, el ausente Josu Ternera. Por cierto, y para entrar en cuestión. ¿ Se han preguntado cómo es posible que hayan caído todos los dirigentes de ETA, a manos de los Cuerpos de Seguridad, menos Ternera?. Tengan paciencia que se lo voy a contar.

Otegui representó al sector duro de MLNV. Es la irrupción parlamentaria de los que habían hecho méritos en los comandos de ETA desplazando de la cúpula, en la Izquierda Abertxale, a los abogados y militantes como Taxio Erkitzia, Jon Idígoras y Kepa Landa. Una vez más, los méritos de las pistolas, imponen su autoridad militar a los batasunos callejeros o de los diferentes entramados culturales.

Hacen falta tipos duros. Gentes que impongan dicterios en los diferentes extractos de la organización que cuenta con tres niveles. ETA-Presos, así como las gestoras y la organización de las familias de tales. ETA-Comandos, que tienen como misión lo que denominan la socialización del sufrimiento, con toda suerte de atentados, que se inician desde la Kale Borroka. ETA-Civil y política, que tiene su eje en la participación en las Instituciones Públicas Vascas, que les proporcionan, dinero, contactos y publicidad.

ETA había decidido volver al implementar el terror, había decidido desde el criterio de sus gurús carcelarios, asesinar a todo aquel que no fuera leal con las teorías de la Construcción Nacional de Euskal Herría. En aquella nueva-inolvidable- etapa, comienzan con Gregorio Ordoñez, a pesar de ser Pablo Mosquera, el primero de la lista, por liderar un partido que defiende la salida de Álava de la Euskadi de Arzalluz. Me libro gracias a un viaje a Londres.

Otegui se convierte en uno de los "generales", tal como los definió posteriormente Ibarreche. Su campo de acción ideológico se compone de tres instrumentos. Es la persona que todos señalan como interlocutor. Es el dedo que señala caminos y enemigos. Es la referencia de la lucha por la independencia con la unidad de todos los frentes cárceles-cultura-juventud revolucionaria-comandos- políticos. Es el amo del caserío.

Se produce una novedad. Amenaza a los nacionalistas que forman parte del Pacto de Ajuria Enea. De ahí el intento fallido de atentados contra el Consejero del Interior del Gobierno Ardanza, el popular Juan Mari Atucha. Al que le colocan una bomba el día de la boda de uno de sus hijos. Más tarde, los comandos de ETA, siempre coinciden en tres objetivos: Atucha-Buesa-Mosquera. Lo intentan con toda suerte de instrumentos para matar, incluso con rifle de mira telescópica.

Mis debates parlamentarios con Otegui y con su íntimo colaborador, Ternera, hicieron época y pueden recuperarse en los archivos del Parlamento Vasco. Menos un incidente: Le pusieron una bomba a un compañero de Unidad Alavesa. Al día siguiente me persono en el Parlamento Vasco. Capturo a Otegui en un pasillo. Lo cojo por el cuello y le digo textualmente "como le suceda algo a uno de los míos, te hago responsable y te arranco los huevos". Se deshace en disculpas echando culpas a diestro y siniestro, pero no consigue convencerme.

Desde entonces, cuando se dirigía a mí, me llamaba paisano mariñano...Parece como si le hubiera hecho ilusión mi actitud de hombre de pueblo, a la vieja usanza.

Tras el atentado a las Torres Gemelas, sabemos en Ajuria-Enea que, hay dificultades para que los americanos incluyan a ETA en la lista de organizaciones terroristas a perseguir dónde quiera que estén, con encargo a todos los servicios de inteligencia, y muy en especial al servicio Israelita, que llevaban tiempo instalados en la Delegación del Gobierno Vasco en Vitoria. Los vascos en América del Norte, eran colaboradores económicos de las campañas presidenciales. Al fin se logra su inclusión, ya no tendrán lugar dónde esconderse, salvo en Venezuela, dónde las pesquerías daban dinero y cobijo a la organización terrorista vasca, incluso había que ir a al lugar para saber, pulsar o negociar, con la cúpula de ETA. (Apala. Macario. Antxon).

ETA se ve acosada en suelo francés, infiltrada con delatores, perseguida por todos los servicios secretos de occidente. Es cuando, en tiempos de Ibarreche, se plantean buscar una solución que termine con la lucha armada a cambio de la liberación de sus presos. El asunto culmina con las asambleas de HB impulsadas por Otegui, y al mismo tiempo con las conversaciones entre Otegui, Ternera y el socialista guipuzcoano Eguiguren. En medio de tales, un sector de ETA por su cuenta y riesgo pone una bomba en la terminal de Barajas, son tiempos del Ministro Rubalcaba. Aquello dinamita el prestigio de los comandos de ETA y hay una entrega masiva de pistoleros en redadas sospechosas de estar siendo controladas por la propia organización, al igual que había sucedido con ETApm.

Otegui es acusado, por el sector duro-ortodoxo de traidor. Estará más seguro en la cárcel que en una calle de Euskadi dónde le puede suceder lo mismo que le aconteció a Yoyes...

Llegados hasta aquí, resumidamente, tengo argumentos para declarar a Otegui: pistolero, dirigente, arrepentido y asustado por su conducta. Por eso, me niego a declararlo preso político. Y en cuanto a Ternera, la pregunta antes realizada es fácil de contestar. A quien está colaborando con los servicios secretos para terminar con ETA, no se le detiene. Tal error ya se había cometido otras veces.
Por todo lo que antecede, una de dos, o Pablo Iglesias es un soberbio indocumentado, o es un soberbio que de haber nacido en el Goierri Guipuzcoano, en vez de Vallecas, a lo peor me lo habría encontrado frente a mí y otros demócratas que luchamos por la libertad y la dignidad democrática en Euskadi.

No sabe lo que dice. No respeta a los que hemos sido acosados por el terrorismo. Confunde a los verdugos con presos políticos. Es un insensato, por no decir algo peor. Lástima que como otros miembros del PC no hubiera tropezado con ETA en Euskal Herría para saber quiénes eran los asesinos y en nombre de que...

Para terminar esta reflexión: Carmena, alcaldesa de Madrid, debería explicarle al profesor de mi Universidad Complutense, como eran y pensaban, aquellos pistoleros que entraron en la sede de CCOO y asesinaron a sus compañeros abogados. ¿Declararía presos políticos a los autores de la hazaña?.

Y para remate. Si los pistoleros o inductores al pistolerismo, como Otegui, son presos políticos, gentes como yo, que nos enfrentamos al fascismo de ETA y HB, ¿qué somos?.

Una vez le pregunté a Otegui, desde la Tribuna del Parlamento Vasco, si consideraba a mi amigo Agustín Ibarrola, fundador del Foro de Ermua, y antiguo militante del PC, perseguido por el franquismo, un fascista; y se atrevió a decirme que sí. Y es que piensa el ladrón, que todos son de su condición...

Imagen de Mosquera Mata, Pablo A.

Mosquera Mata, Pablo A.