Blog de Carrera, Valentín

share

La lista de Letizia: la solución para la investidura es una presidenta

Doña Letizia empezaba a estar realmente cabreada ante aquel desfile de testosterona declinante: había soportado callada la primera ronda de visitas, en la que el pánfilo Mariano humilló a su marido rechazando el ofrecimiento real por primera vez en la historia. Había asistido a la segunda ronda de postureo. Y ahora amenazaba con volver a palacio aquel ramillete de fracasados.